Saltar al contenido

A buen entendedor, derivar no es plagio

24 abril, 2012

Todos conocemos lo que son las palabras derivadas. Por ejemplo, “nacimiento” proviene de “nacer”, “aplicable” de “aplicar”, etc. Está claro que son parecidas, pero nunca iguales. Es uno de tantos métodos que posee el lenguaje para crear nuevos términos. Y si lenguaje y literatura van inevitablemente de la mano, ¿por qué no usar la derivación de una forma menos gramatical y más literaria?

El ejercicio que realicé fue el siguiente: busqué entre dichos y frases populares alguna que tuviera una estructura bien definida, por ejemplo, el conocido “a buen entendedor, pocas palabras bastan”, de Tito Maccio Plauto. Una sencilla oración compuesta de dos frases y dos sustantivos. A continuación viene la parte del “corta y pega”… Leer más…

Con ojo avizor (Los sentidos, 2ª parte)

9 abril, 2012

La vista es conocida como la reina de los sentidos. Ya lo dice el dicho, “una imagen vale más que mil palabras”. Incluso las palabras escritas las reconocemos por la vista.

Varios de mis posts se han basado mucho en el sentido visual a la hora de buscar elementos que despierten mi creatividad literaria:

Porque cuando miro con ojo avizor, descubro: Leer más…

El significado de la responsabilidad

7 abril, 2012

“A más poder, mayor responsabilidad”.

“A mayor edad, más obligaciones”.

“Y cuanto más alto llegas, mayor es el riesgo de caer”.

Entonces…

¿Por qué no me entiendes cuando te digo que no es buena idea subir al tejado a por la pelota?

—¡Para ya, Laura! ¡Lo que pasa es que tienes miedo! 😡

—¡No es verdad! Pero como mamá nos pille, nos la vamos a cargar los dos. 😕

La tabla periódica hecha literatura

5 abril, 2012

Hay dos cosas que me pierden: la ciencia y la literatura. Y si recurrimos a la fusión nuclear-literaria, la de material que sacamos para unos buenos microversos:

Leer más…

El botiquín del escritor

27 marzo, 2012

Miedos infantiles

1 febrero, 2012

Uno de mis géneros favoritos, sin duda alguna, es el microrrelato o relato hiperbreve. Condensar principio, nudo, desenlace, personaje/s y situación en apenas un par de líneas es un reto digno de abejas obreras encajonando panales en cualquier brecha que surja. Pero empezar, como anteriormente comenté en otro post, no es nada fácil. Aquí es donde mi cuenta de Twitter @microversos se convierte en un pozo de ideas. Pido temas a los tuiteros presentes a cambio de dedicarles cada microrrelato que sea tuiteado. Yo pongo la madera y ellos, la chispa que enciende la fogata de mi musa creativa.

En este caso en particular, el tema ya estaba seleccionado (“miedos infantiles”) a razón de un primer micro que escribí sin colaboración previa:

Pero como no quería que la cosa quedara así, pedí sugerencias sobre otros miedos infantiles que pudieran inspirarme. ¿La estrategia? Coger esos miedos y fundamentarlos, transformarlos o ironizarlos. Y aquí está el resultado:

BRUJAS

“Antes, las brujas de verdad dábamos miedo y ahora, ¡somos héroes! ¡Qué desfachatez!”, confesaba la bruja en un programa de prensa rosa.

EL ESPEJO Leer más…

Mi cuento favorito

27 enero, 2012

Agradecimientos a @Vezzino por proponerme la palabra “caricia” desde Twitter, la cual me inspiró este tuitcuento.

Los finales abiertos no son finales

21 enero, 2012

“Se termina la temporada con un final abierto“, habréis oído por enésima vez cuando hacen publicidad de vuestra serie favorita (sea de TV, Internet, serie de novelas, etc.). La actual moda de dejar series y novelas con un supuesto “final” inconcluso, en que no se descubre el misterio, no se sabe que decisión tomará el protagonista, si se atrapará o no al malo, etc. ha convertido a este clásico recurso literario en un temido enemigo de los amantes de las historias con principio y conclusión. Pero el quid de la cuestión es:

¿Qué es realmente un final abierto?

Originalmente, el “final abierto” no era más que Leer más…

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: