Skip to content

Caperucita boba

7 noviembre, 2009

CAPERUCITA BOBA, LA HISTORIA NUNCA CONTADA

“Este cuento fue el primer desencadenante de esta categoría ecológico-literaria. No recuerdo muy bien cuando lo escribí, allá por 2007, en uno de esos momentos en que una musa loca te atrapa y empiezas a encandenar sucesos reales con chorradas surrealistas” (Zilniya).

Tomy_Caperucita

Érase una vez Caperucita boba, una niña que en pleno siglo XXI iba por ahí con una cesta en vez de un bolso, trencitas de Pipi Calzaslargas y una caperuza roja pasada de moda. Un día, su madre le dijo que le llevara a su abuelita, que vivía en la residencia de ancianos, una cesta con comida, bebida y las pastillas para la tensión. Evidentemente, en aquella residencia no les daban nada de nada.

Caperucita boba se fue en dirección a la residencia. Pero por el camino se encontró al Sr. Lobo, que le ofreció unos caramelos. Caperucita, que era boba pero no imbécil, los rechazó y se fue por otro camino para huir del Lobo.

El Lobo se quedó muy triste al ver que le habían vuelto a confundir con un secuestrador. Lo que le sucedía era que se sentía muy solo, tanto, que tenía el síndrome de Diógenes. Había llenado su casa de tal cantidad de basura que ya no podía entrar, y se pasaba día y noche en el parque, tirando migas de pan y ayudando a extender la plaga de palomas que infestaba la ciudad.

Como los niños le tenían miedo, se fue a la residencia de ancianos para probar suerte. Pero a los vigilantes les pareció un indigente que venía a robar y le echaron a patadas. El Lobo no se rindió y se coló por la ventana de atrás. Allí se encontró con la abuelita de Caperucita boba, que le preguntó al lobo por qué intentaba colarse en una residencia que, más que una residencia, parecía el corredor de la muerte.

Después que el Lobo le contara su triste historia, la abuelita le propuso que él se hiciera pasar por ella: la abuelita podría fugarse y el Lobo podría hacer amistad con los pobres abuelitos. Al Lobo le pareció una buena idea y se vistió con las ropas de la abuelita mientras ella se escapaba. Cuando se miró al espejo con el vestido puesto, el Lobo se dio cuenta de que siempre había querido ser “Loba”. En aquel momento, llegó Caperucita boba a la habitación. Se quedó mirando al Lobo vestido de abuela y le preguntó cuanto tiempo llevaba sin depilarse. El Lobo se sintió tan avergonzado que se comió a Caperucita boba de un bocado.

Vestida de mujer y con una niña en la barriga, el Lobo por fin se sentía feliz. Pero Caperucita boba luchaba por salir y el Lobo empezó a chillar de dolor. Los vigilantes tuvieron que llamar al chico de mantenimiento, que también había hecho un curso de cirugía a distancia. Al ver al Lobo con semejante barriga, les dijo que se trataba de un embarazo de alto riesgo, por tratarse de una “abuelita” tan entrada en años. Como no disponía de bisturí, el chico de mantenimiento tuvo que coger un hacha en plan leñador y le abrió la barriga al Lobo.

Caperucita boba salió llorando y se fue corriendo a su casa. El chico de mantenimiento le preguntó a la “Loba” que si “ella” era tan velluda, como había podido tener una niña tan rubia y blanquita. Para disimular, el Lobo le contestó que qué esperaba a su edad, pues sólo podía ser madre de alquiler.

Y todos fueron felices y las palomas comieron lombrices.

Anuncios
13 comentarios leave one →
  1. 24 noviembre, 2008 13:04

    Esta obra fue publicada por primera vez en el blog de SOPADERELATOS: http://sopaderelatos.wordpress.com/2008/11/13/caperucita-boba-la-historia-nunca-contada/#comment-1735

  2. 7 noviembre, 2009 14:29

    Muy bueno el cuento descontado, Zylniya! y también la nueva imagen de tu blog!! 😉 Buenísimo! Te sigo leyendo.

  3. 8 noviembre, 2009 02:43

    Muy bueno y divertido, zilniya.
    ¿Me permitirías publicarlo en mi sección “Qué Leer” de tunoticierodigital.com?
    Con el respectivo enlace a esta web, por supuesto.
    Por cierto, estás cordialmente invitada a visitarnos en:
    http://www.tunoticierodigital.com
    (Venezuela)

    Qué Leer:
    http://bit.ly/mK4sG

    Saludos

    Nacho Alvarez (Janus)

  4. 8 noviembre, 2009 09:32

    Una versión muy divertida y sorprendente. Me encantan las revisiones de los cuentos clásicos.
    Un saludo,
    Esther

  5. 8 noviembre, 2009 21:26

    Oportuna actualización con media docena de moralejas al menos 🙂

    Las palomas lombrizófagas que se multiplicaban infinitamente seguro fueron las más felices de todos 😉

  6. 9 noviembre, 2009 13:24

    Verito: Encantada de que te encante el encanto del cuento… 😀

    Leyendito: Tienes mi permiso, encantada de colaborar en más webs. 😉

    Esther: Sé bienvenida, como en tu casa. ¡Espérate, que vendrán más adaptaciones!

    Lata de lombrices: Cuidadín con las palomas lombrizófagas, no te vayas a quedar sólo en “lata de”. 😉

  7. 9 noviembre, 2009 14:27

    Gracias Zilniya, se que los visitantes de Qué Leer, lo disfrutará tanto como yo.

    Enlace directo:
    http://www.tunoticierodigital.com/foro/que-leer-lo-ultimo-en-las-librerias-t10312-240.html#p75144

    Saludos

    Nacho Alvarez (Janus)

  8. 13 noviembre, 2009 03:43

    divertido, volveré por aquí..

  9. 21 noviembre, 2009 14:53

    Siéntete como en tu casa! 😀

  10. 4 abril, 2010 21:42

    Esta es mi interpretación de la canción infantil La gallina Turuleca, pienso que no actuaba así porque estaba loca sino porque quería para sus polluelos el mejor nido. Por eso va esta versión que, divertida, un día escribí (está en mi blog) y dice así:

    LA VERDADERA HISTORIA DE LA GALLINA TURULECA

    Aquella gallina que llamaban Turuleca, la tenían por loca porque ponía huevos en cualquier lugar de la casa o en el corral, nunca en el mismo lugar. Lejos estaba de ser loca, al contrario era vivaz e inteligente. Les cuento la historia que ella misma una madrugada me contó, mirándome con sus redondos ojos de iris color miel: Seguir leyendo…

  11. 5 abril, 2010 16:46

    Gracias por compartir con nosotros tu versión de Doña Turuleca, una gallina no loca, ¡sino muy cuerda! 🙂

  12. 6 abril, 2010 14:26

    Gracias por leerme!, ya iba a abandonar porque creí que lo mío no le interesa a nadie, ahora sigo adelante!.Gracias amiga, muchos cariños.
    Lucía Bautista

  13. 6 abril, 2010 20:29

    ¡Qué lindo Zilniya! me encantó La caperucita boba, es divertido, sipático. Los cuentos clásicos tienen algo especial y bien se pueden recrear. Gracias, contigo se siente como en su casa. No siempre es así. Te mando un gran cariño

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: