Saltar al contenido.

Hay que ser como niños

30 marzo, 2011

¿Estás sin inspiración, o te faltan ideas? Todo cuanto hay a tu alrededor es material literario en potencia. Tan sólo tienes que aprender a ver las cosas como un niño… ¡y sus padres! :D

 

—¿Qué es la luz? —preguntaba su hijo.

—Es lo que le sucede a la oscuridad cuando sonríes.

 

—¿Qué es la oscuridad? —preguntaba su hija.

—Es lo único que veías cuando estabas en mi tripita —respondió su madre.

 

—Mamá, ¡una estatua!

—No, hijo, es un mimo. Dale una moneda y se moverá.

—Anda, como el caballito del bar. ¿Me puedo montar en él también?

 

—¿Por qué sopla tan fuerte el viento? —preguntaba su hijo.

—Porque piensa que eres una cometa, aunque en realidad eres mi estrella.

 

—Mamá, ¿qué es el amor? —preguntaba su hijo.

—Tu principal ingrediente, cariño.

 

—Mamá, ¿qué es “desolación? —preguntaba su hijo.

—Mi vida, desolación es buscarte y no encontrarte.

 

—¿Qué es un abrazo? —preguntaba su hijo.

—Encuéntrame y lo sabrás. Es el premio del juego del escondite.

 

—¿Qué es “vitalidad”? —preguntaba su hijo.

—Lo que me falta a mí y lo que te sobra a ti.

—¿Te doy un poco?

—¡Claro! Bastará con un abrazo.

 

—Cof, cof, cof, ¿qué me pasa, mamá?

—Tienes tos, hijo.

—¿Tos? ¿Por qué?

—Porque te pica dentro de la garganta y tus dedos no llegan ahí… ¡Ni lo intentes!

 

—Mamá, ¿dónde te pidió papá que os casarais?

—En el campo, mientras mirábamos el crepúsculo.

—¿Estábais en un cine al aire libre?

 

—Abuelo, ¿qué es un “cobarde”?

—¡Un pecadorrr de la pradera! ¿Te daj cuen’?

 

—¡Maaama, tingo “agujas” de juga’ a fúsbol!

—Ay, Juanillo… Se dise “agujetas”, niñio.

—Po sí, muxa “jeta” tinen las agujas esas.

 

—Abuelito, ¿cuándo naciste?

—Pregúntale a tu profesor de historia.

 

—Mamá, ¡anoche fui al parque en sueños!

—¿Ah, sí? ¿Y por qué te miras las rodillas?

—Soñé que me caí y ahí están las ronchas… 8-O

 

—Mamá, ¿qué es eso?

—Un arcoiris. Es el hijo de la lluvia y el sol.

—¿Por eso papá y tú me llamasteis Iris?

 

—¿¡Pues sabes que te digo…!? —le gritaba. En ese instante, pasa una niñita preciosa. Se quedan callados.

—Vaya, ha pasado un ángel.

About these ads
5 comentarios leave one →
  1. 19 enero, 2012 03:24

    Cierto! muy cierto! Un gusto leer tu blog. Te voy a enlazar en mi blog! Un abrazo. Renzo.

  2. 26 noviembre, 2012 15:59

    Hay que ser como los niños. Ninguno tenemos esa inocencia sabia que tienen ellos.
    Si no les gusta algo, no lo disimulan, lo dicen. No ríen porque sí, no están contentos sin motivo. No siempre tienen ganas de andar por la vida sonriendo. Son maravillosos y debemos aprender de ellos.
    Besitos a todos.

Trackbacks

  1. Bitacoras.com
  2. Miedos infantiles « Ecologismo Literario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores

%d personas les gusta esto: